El autoengaño.

Hola, hace ya semanas que no publico. Perdonadme si no os he contestado a todos vuestros comentarios, de verdad que os los agradezco pero hay veces que siento que no tengo nada más que decir, sólo mandaros un beso y abrazo a todas las que os pasáis por aquí a leer penas. Gracias. porque sé que ahora no soy la “alegría de la huerta”.

Quería deciros, sin embargo, que voy haciendo progresos. Como dice mi psicóloga: estás en movimiento. Aunque todavía no estoy bien, me queda camino y mucho esfuerzo por delante pero estoy en ello. Cuando me sienta más segura, ya os iré contando mis avances y proyectos.

La entrada de hoy va de los autoengaños, esos que muchas veces las que no hemos podido ser madres o no sabemos si algún día lo seremos, nos hacemos. Es como tener el premio de consolación, aunque todas sabemos que consolar, lo que se dice consolar, no lo hacen, es algo momentáneo porque luego llega la cruda realidad.

El pasado fin de semana, tuvimos una boda M y yo. La boda de su mejor amigo, una boda de esas a las que te apetece ir, y que estás muy feliz por los novios, porque son personas a las que quieres.

Yo ya sabía que allí me encontraría con unos conocidos, que estaban ya con el segundo embarazo. Hace tres años que no nos veíamos, y la última vez que la vi a ella, estaba embarazadísima de su primer hijo, yo ya llevaba dos TRA fallidos y la pérdida de Lola a cuestas. El pasado fin de semana, ella iba por su segundo hijo y yo los tres intentos de ovo, más un bioquímico, un aborto y un ectópico.

Bien, no pasa nada, la vida continúa, ellos han tenido suerte y yo no, no pasa nada, lo asumo, lo asumo, lo asumo…aqui el mantra que repetía una y otra vez. Primer autoengaño

Nos encontramos, ya en la ceremonia. Le pregunto de cuanto está y que lleva, una niña y está de cinco meses, le digo que me alegro y que lo importante es que esté sanita. No pasa nada, ella está embarazada y ya con las piernas hinchadas y los pechos desbordados pero yo hoy voy con mis taconazos, mis labios rojos, mi falda de sirena larga que me estiliza… Segundo autoengaño

En el aperitivo, ella no puede comer jamón, yo me puedo poner hasta las orejas de él, cómo no estoy embarazada! Tercer autoengaño

Pasamos a la cena, estamos juntos en la misma mesa. Primer plato: Foie con manzana, yo puedo comer hasta ponerme morada, ¡cómo no estoy embarazada! A ella le traen un plato de calamares rebozados, ay, ¡que suerte tengo! ¡no perderme este manjar! Cuarto autoengaño.

Momento del baile, yo allí dándolo todo (bueno tampoco soy Fama, pero que me gusta bailar, vamos). LLega ella y su marido, canción de salsa. ¡Pedazo de baile que se marcan!

Y es justo en ese momento cuando mis autoengaños me abandonan, cuando me doy de bruces con la realidad. Me da envidia ver que irradia felicidad, que es capaz de disfrutar de su embarazo, que con cinco meses se marca un baile, que yo ni me hubiera planteado por miedo a perderlo, porque yo estaría aterrorizada, porque en realidad lo que más deseas es esa barriga, esa cara de cansada, esas piernas hinchadas y comerte el plato de calamares rebozados, porque el foie y el jamón ya te lo comerás cuando tengas a tu hijo en tus brazos.

Fin de los autoengaños, aterrizaje sin chaleco salvavidas.

Afortunadamente lo que ya hago muy bien es disimular y conseguir que no me amargue toda la noche, pero esos diez minutos donde todo se te va a la m…..que duros son.

Un abrazo y mucha suerte.

LAS ESPINAS CLAVADAS Y OTRAS COSAS.

Lo siento pero esta entrada no va a ser simpática ni divertida como la anterior.

No estoy en mi  mejor momento, no lo estaba cuando escribí el anterior post ni lo estoy ahora.

De hecho he vuelto a la terapia. Era necesario si quería volver a tener un poco de cordura. No es que vaya por ahí con una camisa de fuerza, ni haya comenzado a hacer locuras (que más de una me hubiera gustado hacer), pero cuando te pasas todo el día cabreada, lo pagas con quien menos debes, lloras por la más mínima tontería, cualquier cosa supone un esfuerzo y un agobio de magnitudes desproporcionadas, es ahí donde se encienden las alarmas y te planteas que es buen momento para retomar la terapia.

 

Sabéis que he decidido no volver a pasar por ningún TRA más. Lo tengo muy claro, pero eso no quita para que de vez en cuando esa espinita que tengo clavada, lo haga aún más y escueza y mucho. Hoy leyendo la entrada de Trax , ¡me he sentido tan identificada con ella! Desde aquí quería decirle que a pesar de todo, confío y espero que sus trámites de adopción acaben con su hijo en sus brazos, que es una luchadora como la copa de un pino y que sí, ellos tendrán mucha suerte de poder tener ese hijo de un país lejano, pero la suerte inmensa de ese niño con ellos, es lo mejor que le va a pasar en la vida, tener unos padres como Trax y marido, con unos valores y una cantidad de amor para dar inconmensurable, desde aqui te envío un beso enorme, ¡eres muy grande!

Mi espinita sé que estará ahí toda la vida. Yo también he estado soñando con test de embarazos que salen positivos y que a los dos días baja la regla, con pérdidas de bebés…con mucho dolor, así tengo las mandíbulas, doloridas de rechinar los dientes. Pero me mantengo firme en mi decisión, no piso una clínica ni aunque me lleven a la fuerza.

A esto además le tengo que añadir que después de pasarme más de cinco años dejándome la piel, el dinero y mis esperanzas en algo que finalmente no ha llegado, resulta que tengo la sensación de no saber muy bien hacia donde tengo que ir. Mi trabajo no me gusta, tenemos temas familiares que a veces me cabrean y me llevan a ponerme de muy mal humor, tampoco tengo (y marido me avisó varias veces) un proyecto que ahora me ilusione, sólo tengo sensación de tener muchas obligaciones y muy pocas satisfacciones. Está siendo muy duro, no pensé que fuera a caer como lo estoy haciendo. Y aunque sigo con mis clases de inglés, he vuelto a correr, me he comprado el ordenador que  quería para poder hacer un portafolio en condiciones a ver si sale otro empleo…no consigo encontrarme a mi misma, no sé por donde tirar, estoy muy desorientada, a mis casi 40, voy como pollo sin  cabeza… ¡genial!

 

Asi es que por eso he vuelto a la dura terapia. La gente piensa que ir al psicólogo es llegar, vomitar todas tus miserias y salir nuevo. Nada más lejos de la realidad, son duras, incordiosas, remueven y sacan cosas que prefieres olvidar, vamos que después te pasas varios días como un guiñapo por el mundo, pero lucharé por volver a encontrarme bien, no me queda otra, me queda mucho por vivir y lo quiero hacer plenamente, con o sin hijos.

 

Así es que es posible que siga espaciando las entradas, aunque no quiero abandonar el blog si que necesito tiempo para mi, para recomponerme y volver a ser más o menos la que fui.

 

Por último no me quiero olvidar de una persona que en breve recibirá una respuesta a algo que le puede cambiar la vida y que espero y confío que por una vez ésta sea justa con ella, que se lo merece, por tener siempre una palabra amable y reconfortante, por ser optimista y muy luchadora y porque me da la gana a mi, ea! Suerte, suerte y suerte!!!

 

 

Un abrazo y mucha suerte.

 

Voy a ser un poquito mala…

Pero sólo un poquito, ¡lo prometo!

Una vez comenté con Noe (Tic tac, se me pasa el arroz), no reíamos de lo horrorosas que van algunas famosas cuando se quedan embarazadas.

Yo misma sé que a veces cuando ya estás muy avanzada o si te encuentras mal, tienes una cara de “acelga pocha” que no es ni normal, pero cuando ves barrigas divinas cuando vas a la playa, abres las revistas del corazón y los posados son geniales, ellas están monísimas y todo es felicidad; una infértil a veces necesita reirse un poco y pensar que no todas están tan estupendas y que tener barriga, no es lo más maravilloso del mundo (al menos a mi me pasa esto).

Así es que voy a hacer un pequeño repaso a algunas portadas e instantáneas de varias famosas en estado de buena esperanza o ya con sus bebés en brazos, porque hay algunas que ¡no tienen desperdicio!.

 

Inaugurando sección, la más divina…¡Kim Kardashian!

KIm prensacorazon.com

Foto: Prensacorazón.com

A ver, cierto es que ella ya tiene una anatomía generosa de por si, pero si estando de unos 8 meses decides que te vas a embutir cual morcilla de Burgos en un vestido de las cortinas de tu abuela, es que creo que algo en tu gusto estilístico no va bien. Error.

Pasemos al siguiente “despelleje”. Uma Thurman, que a mi personalmente me encanta como actriz y como mujer, pero he de reconocer que aquí no debía de tener ella un buen día o no sé muy bien que pasó porque es inexplicable esta camiseta, que hace una barriga raruna y no hablemos de las “lolas”, que sí que cuando te quedas embarazada aumentan una barbaridad, pero “reina” hay también ¡buenos sujetadores!

Uma Erikatipoweb.com

                                                                                                                                                                                                         Foto: Erikatipoweb.com

Helena Bonham Carter, es la mujer del director de cine Tim Burton ( Pesadilla antes de Navidad, Charlie y la fábrica de chocolate…). Vale que ellos son peculiares, ella va vestida a veces de manera que no sabría ni como explicar pero, ¿era necesario este look? No sé igual era para una película, pero da miedo. Es a medio camino entre la “niña de la curva” y una cabaretera del oeste americano.

farandulas.com

 Foto: Farandulas.com

Entre las embarazadas con menos estilo y que más repelús me han dado siempre, estaba Britney Spears. Yo no sé que tiene esta chica que tiene pinta siempre de estar de resaca y de que la ducha es una cosa que está en su casa y que no sabe para que es, espesita, espesita… No comment.

Brit  tonterias.com

Foto: Tonterias.com

Después de ver todas estas “perlitas”, pasaré ya a rematar el escozor de ojos que debéis tener de ver tanto buen gusto y refinamiento, con unas bonitas fotografías de algunos famosos y sus bebitos, ¡que también son de traca!

 Comenzaremos por la cantante Paulina Rubio y el que entonces era su marido, Colate. Nos regalaron una portada del Hola, que nunca entendí muy bien. Ella poniendo cara de sorpresa (igual el nene se le hizo “popó” encima), el niño que parece que se cae de un momento a otro, los dos perritos que no sé que pintaban ahí… en fin.

Captura de pantalla 2014-08-21 a las 11.36.47

Siguiendo con más artistas mejicanos, Luís Miguel, ese hombre que parece que está abrasado en la tostadora y que debe gastar laca como para destrozar el solo la capa de ozono se hizo estas dos fotos, en la primera parece que te va a destruir con los rayos laser de sus ojos, está como cabreado. Pero lo de la segunda instantánea es ya para morirse, lo de dar el pecho con vestido de fiesta es “pa mear y no echar gota”, que sencillez ¿verdad? me pongo el traje de la boda de mi prima para el Hola, pero yo doy el pecho como si tal cosa, ¡amos, amos!

Captura de pantalla 2014-08-21 a las 11.45.25Captura de pantalla 2014-08-21 a las 11.45.57

Por último una imagen de la también sencilla Cristina Aguilera. Más pintada que una puerta, con un pelo hipernatural y con el niño envuelto en la bandera americana, eso sí es patriotismo,¡toma ya!

Cristina, Terra.

Y hasta aquí, mi maldad por hoy jejjejeejejjeje.

Un abrazo y buena suerte.

Definición de familia.

Ayer fui a comprar a un conocido centro comercial de mi ciudad.

Ya llevo viendo desde hace muchos meses de que manera indican cuales son las zonas de aparcamiento de las “familias”. Normalmente el pictograma que nos dice que ese es el lugar para ti, suele ser así:

 

parking

 

Y esta es la definición de familia:

definicion

 

Yo no sé vosotr@s, pero reconozco que me cabrean ambas cosas. ¿Para cuándo una señalización  con dos mamás, dos papás e hijos, o un papá o una mamá con hijos, o una pareja como somos M y yo? Y conste que entiendo que cuando tienes hijos pequeños, sacar el carro de bebé, los niños, meter compra y demás sin suficiente espacio para abrir la puerta del coche, puede ser misión imposible.

A lo que me refiero, es ¿por qué seguimos con las mismas representaciones y definiciones a pesar de que esta sociedad está cambiando?

Recuerdo que en una de las primeras sesiones que tuve con mi psicóloga, ella que vigilaba mucho como expresaba mis emociones y que palabras utilizaba, me corrigió en una cosa y nunca más se me olvidó. Yo le dije que quería formar una familia, ella me dijo que M y yo ya éramos una FAMILIA, que ser dos y no tener hijos no implica no serlo. Nosotros ya teníamos un vínculo lo suficientemente importante como para denominarnos así. De hecho, cuando te casas, no te dan un libro llamado: “Libro de familia”, pues eso, que ante el estado ya lo somos, pero me temo que por parte de la sociedad aún hay mucho que hacer.

Nosotr@s mismos, l@s que padecemos e infertilidad, decimos muchas veces, lo de ” y al final poder formar una familia”, creo que nos equivocamos cuando ya tenemos una pareja que está a nuestro lado.

¿Y vosotr@s que opináis?

¡ALGO NUEVO HA LLEGADO!

¡Y ya era hora!

Y el tono no es de reprimenda, ni muchísimo menos, el tono y la imagen se podría ilustrar más o menos así…

NIÑAS BAILANDO

Foto: Pinterest

Os explico de que va esta entrada. Yo ya hace tiempo que reclamaba que las personas con infertilidad parecíamos invisibles. Somos muchos, pero tendemos a no contar y no explicar, nos escondemos. Hace unos meses incluso, me enfadé por un reportaje que sacaron en TVE, sobre una pareja de padecía infertilidad, ¡su cara estaba pixelada! (imagino que lo pedirían expresamente) pero me hizo volver a darme cuenta de que para mi ese no era el camino. No hacemos nada malo, no es contagioso, no tenemos porqué avergonzarnos de algo que no hemos elegido y que además nos hace sufrir tanto.

Por suerte, hay ya muchas personas que opinan como yo. En concreto tres de ellas ( que GRANDES sois chicas) han hecho un gran esfuerzo para poner en marcha esto: 

La Asociación Red Nacional de Infértiles

RED las 17.52.31

Noe, (blog Tic tac, se me pasa el arroz), Helena y Fini, son tres mujeres que decidieron que ya estaba bien de que nos sintiéramos sol@s e incomprendid@s en muchas ocasiones, que fuéramos inexistentes y que por lo tanto había que hacer algo. Así es que hace ya varios meses se pusieron manos a la obra hasta lograr poner en marcha la asociación.

Para mi tiene un mérito increíble, las tres durante el proceso estaban embarazadas, dos de ellas ya tienen a sus bebés con ellas, y Helena está a puntito. Pero sobre todo les agradezco que a pesar de haber conseguido ser madres, no se hayan querido olvidar del tema de la infertilidad y haberla escondido en un cajón como si no hubiera existido jamás. Han decidido que sus experiencias y vivencias no se pierdan, ¡ole, ole y ole!

Brindo por estas tres mujeres, que un buen día se pusieron a trabajar para lo que yo espero que sea un todo un éxito. ¡Muchas gracias chicas!

Brindis

                                                                Foto: Pinterest

Hola, de nuevo

Sé que ha pasado tiempo. Sé que sois muchas las que a través de vuestros comentarios en mi última entrada, me mandabais ánimo, cariño, abrazos, paz….Un sinfín de emociones.

A todos los que estuvísteis ahí, GRACIAS, sois lo mejor, sin duda, de este blog.

Las razones por las que he estado ausente tanto tiempo, creo que ya las sabeis. Cuando las cosas acaban mal, hay que volver a coger aire, impulso, no sé como definirlo, y eso es lo que he hecho.

No es que mi vida se haya puesto patas arriba en estos tres meses, pero si que ha habido algunos pequeños cambios.

Ahí van:

1- Se acabaron definitivamente los tratamientos. No puedo más. Sólo pensar en pisar una clínica, me da escalofríos. No achaco el ectópico a nadie, sé que era una pequeña posibilidad y me tocó, pero pensar en ecografías, analíticas, ¡betaesperas!, resultados, llamadas…y ese gran desembolso económico, la verdad es que no puedo, es ya demasiado, era un sinvivir.

2- Me he vuelto a apuntar a clases de inglés. Oxidada es poco. Sé que lo necesito para poder cambiar de trabajo. Trabajar en Mordor empieza a hacer mella en mi, de tal manera que ya he empezado a imaginar que…y si cae un meteorito y fulmina el edificio, y si se quema…y si…y como que no es plan. Así es que estoy en la búsqueda activa de empleo,¡ sólo faltan las ofertas!

3- M y yo después de tres años hemos vuelto a coger un avión y hacernos unos 5.000km para irnos una semana de vacaciones. Ha sido un viaje interesante, pero reconozco que no he recargado del todo pilas. Me queda por suerte una semana en agosto y nos iremos a la playa, a no hacer nada, a rascarnos la barriga, sestear, dar paseos a la orilla del mar, amigos y poco más.

4- He hecho cambios en mi alimentación, no es que comiera mal, pero cuando físicamente estás tan machacada después de una operación, al menos en mi caso, hizo que me planteara muchas cosas.

A mis manos llegó por casualidad una entrevista a Odile FernándezEsta médico sobrevivió a un cáncer muy agresivo de ovario, de hecho le extirparon trompa y ovario y sufrió varios meses de quimioterapia. Afortunadamente se recuperó y además posteriormente logró concebir un hijo de manera natural, algo complicado cuando te han dado “quimio”. Su libro se llama: ” Mis Dietas anticáncer”

Tras este libro, alguien que sé que me tiene mucho aprecio ;-)…me habló de otro libro: “Fertilidad Natural” de Virginia Ruiperez.

Es un libro en el que habla de que alimentación sería más conveniente y porqué para ayudar a concebir, ayuda a conocer tu ciclo, ovulación,sexo y habla también de los tratamientos, sin demonizarlos sino como un camino más hacia la maternidad.

No es que de pronto haya cambiado las clínicas por los consejos de este libro, pero reconozco que si cambiando hábitos puedo estar más sana y además tener una pequeñísima posibilidad, ¿por qué no?, sin obsesiones, sin dramas, viviendo sólo eso, comiendo más verduras, frutas, casi sin probar el azúcar, añadiendo semillas a mis comidas (alpiste jejejeje), variando la manera de cocinar…

5- Estamos en proceso y por buen camino para mejorar el sexo. Era necesario, y aunque no puedo decir que nuestra vida sexual sea un frenesí, si puedo decir que está mejor que antes, que no es poco.

6- Así que pase el verano, he de retomar o bien las clases de pilates o volver al running.

Correr lo aparqué porque cuando lo hacía me notaba molestias en el útero y sinceramente me asusté, así es que lo he sustituido por caminatas largas. Lo del pilates, ¡es que me iba tan bien! se me puso el trasero más en su sitio, te ves tonificada y tienes hasta más energías…ya veremos.

 

Y de momento esto es todo.

Un abrazo, mucha suerte y que disfruteis de la vida.

 

 

 

 

 

Fin.

Esta entrada creo que va a ser el final de mi historia. Desde luego está más que a la altura de como se han ido desarollando los acontecimintos en mi búsqueda por ser madre.

El miércoles volví a la clínica para que me hicieran eco y beta nuevamente. Llevaba además del día anterior el hemograma, para que ya me pincharan el Metrotexate.

Me llamaron antes de mi hora, ya sabía que no era bueno y me imaginaba que la beta había subido. Empezaba a tener náuseas sin razón, sin oler o comer nada, eso ya me había pasado en mis anteriores embarazos.

Cuando el médico empieza a hacerme la ecografía, ya vio que la forma que él intuyó el lunes que era un saquito en la trompa izquierda, había cambiado ya de forma. Le pregunté si tenía latido, en un principio no veía nada, pero hizo un zoom con el ecógrafo y le cambió la expresión de la cara, ¡había latido!, no estaba ni de seis semanas, pero allí estaba con sus 14mm, había tirado para adelante sin medicación ni nada, tomando ibuprofeno porque tenía molestias, y siguió desarollándose. La peor de las pesadillas.

Se nos cayó el mundo encima a M y a mi. ¿Cómo era posible que nos estuviera pasando también ésto? El que tuviera latido ya nos cambió totalmente el guión, el ginecólogo nos dijo que cuando ocurría ésto, pinchar el Metrotexate no era solución. Habría que intervenir quirurgicamente. Era alucinante.

Intenté localizar a mi ginecóloga habitual pero ya se había ido de vacaciones. Así es que M y yo decidimos que iríamos por el sistema público, no por nuestro seguro privado, las fechas de vacaciones no nos inspiraba seguridad a la hora de acabar en privado.

Por suerte esa tarde en el hospital que me corresponde estaba de guardia la mujer de un amigo de M. Nos salió a recibir a las puertas de urgencias. Como habíamos hablado ya con ella, nos tenía ya preparado casi el informe, más el que nos habían hecho en la clínica y se preocupó en llamar al hospital donde nos derivarían, ya que en éste las urgencias ginecólogicas tienen que ser muy graves para atenderlas.

Cuando estuvo todo arreglado nos dirigimos al otro hospital. En un cuarto de hora, me estaban viendo 4 ginecólogos para confirmar el ectópico en la trompa izquierda. Analítica pre-operatoria, tiempo de espera hasta resultados, vía colocada, y para el quirófano. Laparoscopia, trompa izquierda extirpada. La derecha me la han dejado, parece ser que es practicamente inservible ( que suerte la mía), me solucionaron una adherencia que tenía externa el útero, parece ser que pudo ser originada por el desgarro ovárico que sufrí hace más de dos años en la dichosa punción, con lo cual los movimientos de mi útero podían estar limitados.

Dos noches de hospital, afortunadamente sin dolores, pero con las molestias de tener 6 grapas y cuatro “agujeritos” en mi abdomen. Este verano bañador seguro porque no me puede dar el sol, aunque ojalá fueran esos todos los problemas.

 

Este era el último tratamiento. Teníamos esperanzas de que saliera bien. Sinceramente creo que la vida ha sido terriblemente cruel con nosotros. No sólo porque nos hemos quedado sin ser padres. Sino porque para dejarnos sin hijos no creo que sea necesario tanto sufrimiento y dolor emocional y físico.

Según M, nosotros no creíamos en señales, pero considera que son más que claras. Es ya momento de asumir que a pesar de lo luchado, nosotros no tendremos hijos. Es absurdo seguir intentándolo. Cada intento ha ido a peor.

Han sido cinco años de pelea intensa, de tirar para adelante a pesar de todo, de creer que se podía conseguir, de adaptarse a las circunstancias permanentemente, cambiando de tratamiento si era necesario, haciendo las pruebas que tocaban…y no ha sido posible. Tenemos la conciencia muy tranquila. Nos sentimos derrotados, injustamente también, pero hay que asumir que en esta guerra, la infertilidad nos ha ido haciendo el camino cada vez más difícil y ella ha ganado. No nos queda otra que mantener la dignidad de los que saben perder.

Ahora toca replantearse que nuestra vida no va a ser como imaginamos. En nuestra casa no habrá ni risas de bebé, ni llantos, ni pañales, ni juguetes tirados por el suelo, ni desvelos de madrugada por una fiebre infantil, ni papillas, ni nada.

Seremos M y yo. Ya somos una pequeña familia. Como Carl y Ellie de la película de “UP”. Igual nos “agenciamos” un bote para ir llenádolo de otros sueños como hicieron ellos, aunque reconozco que no va a ser fácil, creo que si le pongo el mismo empeño que puse en intentar ser madre, es muy probable que salga airosa de esta nueva prueba. ¡Al menos algo tiene que salir bien!

 

Imagen

Foto: Pinterest.

 

Por lo pronto, en cuanto me ponga bien quiero empezar a correr de nuevo y comprame una bicicleta para poder salir con M a dar paseos, y este verano queremos mirar la posibilidad de ir a ver a unos amigos que viven en el extranjero…intentar poco a poco que nuestra vida deje de girar en torno a la búsqueda del bebé. No va a llegar nunca, no malgastemos más energías en frustraciones.

 

Quería daros las gracias a todas las que habeis estado siguiendo mi historia, me habeis animado, me habeis apoyado y alentado, llorado y reido conmigo. De verdad, gracias infinitas. Nunca te llegas a imaginar que a través de este mundo virtual, uno se pueda llegar a sentir tan arropado y tan comprendido.

No estoy despidiéndome, pero es posible que en un tiempo no tenga nada que aportar ni decir, o que el blog se dirija en otro sentido, no lo sé, de momento me tengo que volver a poner de pie y seguir caminando que no es poco.

 

Un abrazo y mucha suerte a las que seguís este viaje.

 

 

 

El peor de los finales.

Sé que habeis estado pendiente de mi y me preguntábais y me han llegado todos vuestros mensajes de aliento, pero este embarazo va a acabar muy mal.

Lo digo así porque aún no ha terminado. Tengo un embarazo ectópico. El embrión parece ser que está en la trompa de mi ovario izquierdo. El lunes practicamente me lo confirmaron. No tenía sentido que mi beta fuera subiendo como lo hacía y no se viera saco en el útero.

Hoy vuelvo a consulta, nueva beta (que no para de subir, ironías de la vida…) y nueva eco, y todo preparado para que me administren el Metrotexate que es muy posible que me ayude a que pare de crecer el embrión. Cruzo los dedos porque de no ser así, voy directa a laparoscopia.

Confío en que se solucione pronto, estoy muy controlada. Pero tengo miedo de que se vaya enredando más y más. Para ser un ectópico sangro pero mucho menos que una regla y no tengo dolores, me imagino que porque aún es muy pequeño.

Sólo quería informaros. Espero que la siguiente entrada ya sea para deciros que todo ha acabado definitivamente, porque va a ser así, un punto y final muy amargo y doloroso para siempre, aunque ya os lo explicaré mejor en otro momento.

 

Gracias, mil gracias por estar conmigo a todas.

 

Un abrazo.

 

 

229

El valor de mi beta hoy a 17 post-transferencia.

Siento mucho no haber entrado antes, pero entre llamadas de clínica, llamadas a padres, algunos amigos que lo sabían, trabajar…no me había dado tiempo. Y lamento no haber contestado vuestros mensajes del otro post, pero el fin de semana ha sido muy malo.

Empiezo por el principio, como debe ser.

Esta mañana totalmente convencida que el nuevo test de orina daría negativo, me he encaminado a la clínica. Allí había quedado en la puerta con mi amiga B. Los malos tragos, ¡acompañada mejor!

He entregado mi bote, y tardaban y tardaban y yo:seguro que es negativo, a lo mejor están haciendo varios test antes de darme la bofetada, tardan porque no saben como decírmelo…pero no. Sale la enfermera y me dice que es positivo y que la raya era más marcada que el otro día. Como buena incrédula la he hecho ir a por él para enseñármelo; efectivamente ahí estaban las dos rayas, la de control perfecta y la otra más suave, pero perfectamente visible. Así es que después de ese test, ha tocado beta.

Cuando ya salíamos de la clínica (había que esperar una hora para resultados), iba en estado de shock, yo no sé la de veces que he abrazado a mi amiga, parecía que estaba de borrachera, abrazo va y abrazo viene. Desde aqui darte las gracias B, porque te has portado increible, en tu día libre madrugar para estar conmigo una hora sin saber si iba a ir bien o mal, ¡¡no lo hace cualquiera!! Te debo una cena o unas vacaciones en el Caribe ¡mínimo!.

A las 12:30, me llama la enfermera. Me dice el valor. A mi me parece poco, pero me dice que es una referencia, que el viernes eco para ver si hay saco y si no lo hubiera se repetiría beta para ver que ha pasado. Hay varias posibilidades: que haya habido implantación tardía, que vaya más lento y la que no quiero que pase, que termine siendo un bioquímico (esta opción no la queremos, así es que…¡ni que se presente!

Y eso ha sido un poco el resumen. Ahora a esperar al viernes. Estoy en shock, yo convencida de mi negativo, y la vida que da otra vuelta de tuerca más. No termino de creérmelo mucho, estoy más que prudente, con algo de ilusión, pero con los pies bien anclados al suelo, que sé de buena tinta que es un camino larguísimo.

Parafraseando a mi querida Trax, ¡seguiré informando!

 

Un abrazo y suerte a todas.

Positivo débil.

Eso es exactamente lo que he obtenido hoy en mi análisis en la clínica.

¿Y qué significa? pues que mis niveles de hormona en sangre son muy, muy bajitos.

Ayer por la noche me armé de valor y me hice un test de embarazo. Salío la raya de control como siempre, pero la segunda raya, esa que es tan bonita ver, esa, ni rastro de ella. Así es que esta mañana me he ido a la hora convenida, con la orina primera de la mañana, porque en mi clínica no te hacen beta en sangre. He entrado con cara de haber pasado una mala noche, porque algo de soponcio me dio ayer después de ver ese test y le he dicho a la recepcionista que iba a entregar la muestra para analítica.

Me han hecho pasar a una sala de espera, al momento ha venido la enfermera, se la ha llevado, pero antes le he advertido que a mi el test ya me dio negativo ayer.

Ha ido pasando los minutos, uno tras otro, y no salía nadie a decirme nada. Y yo allí, desesperada porque ya me sabía el final y mirando un árbol con las fotos de los bebés que han ido naciendo de la clínica, y pensando que después de todo yo nunca podré darles la mía.

Al cabo de un rato, me llama la enfermera y me lleva aparte y me dice que es positivo, en cuanto le he visto la cara he adivininado que había un pero…¡ay, como iba a ocurirme a mi ese milagro sin un pero…!

Efectivamente positivo, que te tenías que poner bizca para verlo, pero ella decía que era positivo y así me lo ha escrito es mi hoja de resultados. Se me ha venido el mundo encima, ¡otra vez, ya estamos! ya me pasó con el primer intento de ovodonación y acabó mal. Así es que entre balbuceos me he puesto a llorar con la enfermera, ella me animaba que había visto de todo, que no me desanimara, pero que quereis que os diga, la cosa está muy, muy chunga.

Es el último tratamiento que me hago, y para no variar, final apoteósico, digno de M y mío, como debe de ser.

Ahora que ya estoy más calmada solo pido que por una vez, sólo una vez en mi vida, se produzca uno de esos milagros que la gente cuenta que le pasó a una prima de la vecina de su cuñada que vivía en Ponferrrada…

El lunes volveré a repetirme la analítica o tal vez ya sea beta en sangre.

Ya os contaré.

Un abrazo y mucha suerte.

¿Madre yo?

Blog sobre la búsqueda de embarazo

Diario de una Baja Respondedora

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Una serie de catastróficas desdichas en el camino de la maternidad

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Infértil Desvergonzada

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Asociación Red Nacional Infértiles. ¿Sufres de infertilidad? Únete a la red!

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Tramussos d'Àfrica

Menjar i gaudir

En busca de nuestro bichobola

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

abortadorarecurrente

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Cocinando la Maternidad

Modo de dificultad: Varios niveles. Ingredientes básicos: Pareja + Amor (sexo o no..)

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Voy caminando a nuestro futuro

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

¡Que me parta un milagro!

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

La esencia de la matriz

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Soñando ser mamá

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Mi vida con la infertilidad...

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Larga espera desespera

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Mi vida desde hoy

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

Buscadora de Tesoros

Cuando intentar ser madre es lo más difícil del mundo.

En una cita

Frases, citas célebres y más para atesorar